Nuestro Patrimonio
Tesoros de Chile

Noticias del Club

¡EXTENDAMOS LA VIDA DE NUESTROS LIBROS, FOTOGRAFÍAS, CD y DVD!


Mis amigos del Departamento de Conservación, Restauración y Microfilmación de la Biblioteca Nacional, me contaron cómo podemos cuidar nuestros libros, documentos y fotografías, para que nos duren más y podamos disfrutar más de ellos. Ahora yo les cuento a ustedes para que pongamos algunos de estos consejos en práctica.


Leer un libro es maravilloso porque uno inicia la lectura y pronto está en otro mundo con personajes, paisajes e historias que igual a una máquina del tiempo nos lleva de una época a otra, o a lugares que jamás imaginamos. Una fotografía nos lleva a un viaje por el pasado, por los recuerdos; es una cápsula de tiempo, que al mirarla nos conecta con experiencias del pasado y nos permite experimentar diversas sensaciones: nostalgia, alegría, tristeza, etc.

Por ello cuando perdemos un libro o una fotografía, cuando los ensuciamos o se deterioran por cualquier motivo, estamos perdiendo tesoros invaluables, tesoros que no podremos recuperar de ninguna manera.

Mis amigos del Departamento de Conservación de la Biblioteca Nacional, son expertos en cuidar estos tesoros. Aman los libros, los documentos y las fotografías y tienen la esperanza de que nosotros los niños, los más pequeños, tomemos conciencia del valor que tiene cuidar estos materiales bibliográficos.

Lo primero que tenemos que hacer es preocuparnos de saber qué libros, qué materiales bibliográficos tenemos en nuestra casa y nos pertenecen. Esto para saber cuáles son los materiales que tenemos la responsabilidad de cuidar y tratar que duren el mayor tiempo posible. ¡Podrías hacer una lista de todos los libros que tienes! Mira la ficha bibliográfica que está más abajo ¡Te puede servir para ordenar todos tus libros.

La idea de conservar el material es una idea muy solidaria que permitirá que mientras mejor cuidados estén los libros y otros documentos, más personas ( nuestros hermanos más pequeños, nuestros sobrinos, nuestros hijos, nuestros nietos) los podrán conocer.

En segundo lugar, debemos saber que todos los libros, los que muchas veces nos han regalado o heredamos de nuestros padres y abuelos, contienen materiales orgánicos, como papel, telas, cuero o adhesivos, que envejecen naturalmente y contribuyen a deteriorar los libros desde su publicación. Este deterioro siempre se da, y hace que el papel se oscurezca o se vuelva amarillo; muchas veces se alteran las tintas haciéndose difícil leer claramente los documentos, pero nosotros podemos contribuir a que su vida útil sea más larga siguiendo estas indicaciones:


Debemos tratar de no exponer en forma directa nuestros libros a la luz, ya que ésta perjudica y provoca un daño irreversible a nuestros textos, sobre todo la exposición a los rayos ultravioletas. Un buen lugar para guardar nuestros libros debe estar alejado de la luz y sólo someterlos a ella cuando los utilicemos.


La limpieza es fundamental para cuidar nuestros libros. El polvo es un agente de deterioro, que mancha el papel y las partículas contaminantes provocan reacciones químicas nocivas que contribuyen a decolorar y debilitar el papel y los cueros. Evitar tomar los libros con las manos sucias y aspirar el lugar donde los guardamos, son buenas precauciones para cuidarlos.

Debemos guardar nuestros libros en un lugar seguro, limpio y aislado de las zonas donde se consumen alimentos y se depositan basuras, sin excesiva humedad, para evitar la atracción de ratones u otras bacterias que provocan serios daños en nuestros documentos.

Debemos preocuparnos del tema de la manipulación de los libros. Aquí nos servirá mucho la lista de los libros que tenemos, para poder anotar a quién se los prestamos y además, poner mucha atención cuando tengamos que trasladar los libros, haciéndolo con el mayor cuidado.

¿Sabías que el deterioro a los libros es acumulativo? Una manipulación inadecuada puede transformar de manera rápida, un libro nuevo en gastado y ya no será posible utilizarlo; requerirá restauraciones costosas, reencuadernación o su reemplazo.

Los materiales fotográficos se deben manipular con mucho cuidado para no dañar su emulsión. Mis amigos de Conservación y Restauración me recomendaron que usara unos guantes de algodón para su manipulación, para evitar transmitir grasa y aceites de las huellas digitales.

Los CD y DVD no deben exponerse directamente a la luz, el calor, el polvo y la humedad. Se deben mantener en cajas individuales y tomarlos sólo de los bordes para no dañar la superficie grabable. También sería muy bueno que los clasificaras y tuvieras un listado del contenido de cada uno de ellos.


Amig@s! Lo que más me gusta de todo esto es que los tesoros existen y que la gran responsabilidad de cuidar estos tesoros está en nuestra manos.

Más Actividades de Memoriosa
AMIG@S ¡HAGAMOS EJERCICIO PARA MANTENERNOS SALUDABLES!
Te cuento
Escríbele a Memoriosa Inscríbete en el Club Memoriosa
Inscríbete en el Club Memoriosa

Instituciones DIBAM



Descubre el Baúl de Memoriosa